El Minimalismo cambia tu forma de pensar - Okcorzito Mentalidad
Estilo de Vida

El Minimalismo cambia tu forma de pensar

Al asumir un estilo de vida Minimalista, nuestra mentalidad entra en un proceso de cambio. Ya que no es solamente el desapego a lo material, limpiar y organizar. Es comprometer todo tu ente a un estado mental de poseer menos, menos complejidades, menos elementos, menos preocupaciones y durante todo el proceso se da el cambio mental de nosotros con el exterior.  

Aquí encontraremos algunos cambios de mentalidad más importantes al ir adquiriendo un estilo de vida Minimalista: 

Cambios de mentalidad

Entiendes que organizar no es la única actividad en el minimalismo 

Al entrar al mundo minimista comprendes que no solo es organizar sino implica deshacerte de las cosas que no usas o amas, y que es una de las mejores maneras de solucionar tu vida. Solo hasta aquel momento en que liberarás tiempo y espacio en tu vida, solo hasta aquel momento en que tomarás la decisión intencional de mantener solo lo que usas y amas. 

Te enfocas en comprar menos cosas en lugar de ordenar más seguido 

Durante el proceso de cambio minimalista, te das cuenta de que poseer menos es mucho más fácil y más beneficioso que limpiar el desorden más a menudo. Comienzas a crear el hábito de poseer menos. Tu enfoque cambia y en realidad quieres poseer menos, pero por el valor que aporta a tu vida y no deseas gastar más tiempo en reorganizar y limpiar cada que se acumule.  

Dejas de comprar más cosas innecesarias 

Es decir, te vuelves más intencional, reduces la velocidad o la frecuencia en la que adquieres algún elemento. Por lo tanto, compras cosas en las que realmente llevas tiempo pensando y que necesitas. Permitiendo también priorizar tus gastos en experiencias que en objetos; prefieres gastar tu tiempo y dinero haciendo algo para crear recuerdos.  

Comprendes que la felicidad no viene de lo material 

Al adquirir este estilo de vida dejas de sentir que necesitas más, ya no atas tu felicidad a la cantidad de cosas que “debes” tener; por lo tanto, tu autoestima ya no se ve afectada por cuanto tienes y lo que tienes no te define. Comprendes que las cosas son para usarse y las personas para amar y disfrutar. Tus vivencias, actividades y aventuras adquieren el valor real sobre lo material. 

Te conviertes en alguien más intencional en tu tiempo 

Es decir, no solo es lo material, sino también analizas que actividades te aportan, te agradan y en cuales prefieres no gastar tu tiempo. Seleccionas a que compromisos asistir y a cuáles no, comprendes el valor del tiempo y por lo tanto te vuelves más intencional con la forma en que lo gastas. 

Asumes responsabilidad por lo que permites entrar a tu vida 

Ya que comienzas a limpiar, ordenar y aligerar tu vida, lo que menos quieres es nuevamente dejar entrar algo que perturbe esa tranquilidad y simpleza. Por lo tanto, te responsabilizas por poner límites en tu vida al estar consciente de cuanto trabajo te llevó el llegar a ese nivel. 

Asumes la responsabilidad poniendo límites, prestando atención y seleccionando que sí y que no quieres en tu vida.  

Recuerden que todo proceso es progresivo e individual, es decir, no sucede de la noche a la mañana ni todos lo asumimos con el mismo alcance, pero con deseo, esfuerzo y dedicación muchos cambios para mejora se pueden lograr. Estar conscientes de nuestra cotidianeidad nos hará realmente querer obtener los beneficios del minimalismo y hacer el cambio de mentalidad que nos puede aportar muchísimos beneficios. 

"Menos es Más"

6 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!